skip to main | skip to sidebar

lunes, 25 de abril de 2011

¿Por qué duele tanto amar?


Probablemente nadie crea estas palabras mías, pero, somos los seres más masoquistas que hay sobre la Tierra. El amar nos duele tanto porque nos encanta el dolor, nos encanta sufrir por amor y aún más sufrimos porque queremos.

Nos encantan tanto esas noches enfermizas que no hacemos más que recorrer toda la extensión de la cama sin poder conciliar el tan anhelado sueño, porque el mar de lagrimas cristalinas no paran de escurrirse por tus mejillas y recuerdos amargos aparecen de la nada en tu mente, no te quieren abandonar. Sintiendo desesperación aún después de que la manilla del reloj colgado en tu pared da más de las cuatro de la madrugada, tu mano temblorosa y dudosa queriendo hacer una llamada que nunca harás, porque sabes que intentaras hacerle el fuerte pero a la final, eres más de débil y vulnerable que un gato después de haber perdido sus nueve vidas.  Obsesionado con algo que no podrá ser o algo que lamentar, mientras maldices a todo pulmón y tus quejidos son ahogados en esas blancas almohadas contra tu rostro, abrazándote a ti mismo para sentir más tu soledad. Porque solo eso somos a la hora del amar, sin más ni más nuestro corazón es un masoquista empedernido y adicto al esa droga llamada dolor.

Y yo soy otro masoquista más, porque aún hoy en día después de haber pasado tantas noches como esa, sigo en este juego del amor donde mi pieza de juego sigue y seguirá sufriendo hasta que me retire de este juego.

5 comentarios:

Viviana Alvarez dijo...

Un escrito precioso y cierto... Duele amar... pero porque no solemos entregarnos totalmente a ese sentimiento; cuando comprendamos que es dar sin esperar, tal vez... solo tal vez, logremos que el dolor no nos persiga.

Gracias por estar en mi página, por tus palabras.

Besos

Génzul dijo...

si, exacto aunque soy de las personas que cree que el dolor no nos persigue, sino todo lo contrario nosotros somos quienes perseguimos al dolor inconscientemente.

Y de nada y gracias a ti por tu entrar a la mía.

LuZ dijo...

Yo simplemente añadiría que amar está en nuestra naturaleza, es genético.
Y si hay algo peor que ese dolor, es el miedo a estar sol@. Y sinceramente, no sé qué es peor.

Tienes un bonito blog, muy... azul, jejeje!! e interesante.

Besos!!

Génzul dijo...

Gracias y si azul, me encanta ese color.

Tienes razón, por naturaleza el ser humano es sociable y necesita de amor por eso esta el miedo instintivo a la soledad. El amor nos hace grandes, gracias por tu visita.

marcela dijo...

cuando el amor duele es mejor arrojarlo al mar y sentarse a esperar que baje la marea entre tanto miraras las olas y te daras cuenta que el amor que tanto dolia de tanto golpear con la olas se convierte en espuma hasta desvanecer en la orilla como un puñado de franca nada.-

Publicar un comentario